La ley Scout


El Scout ama a Dios y vive plenamente su fe.
El Scout es leal y digno de toda confianza.
El Scout es generoso, cortés y solidario.
El Scout respetuoso y hermano de todos.
El Scout defiende y valora la familia.
El Scout ama y defiende la vida y la naturaleza.
El Scout sabe obedecer, elige y actúa con responsabilidad.
El Scout es optimista, aún en las dificultades.
El Scout es económico, trabajador y respetuoso del bien ajeno.
El Scout es puro y lleva una vida sana.